viernes, 30 de junio de 2017

Amigas y compañeras



Hola amigas y compañeras:

Amigas y compañeras no porque no haya compañeros detrás de este mensje, sino porque ya está bien del machismo que se esconde detrás de la academia de la lengua con minúscula cuando están cinco mujeres y un hombre y habla en supuesto neutro (masculino). El centro no existe, pero esa es harina de otro costal.

Escribía este correo (porque eso era en origen) mentalmente, señalando que hace unos años lo hubiera escrito en un blog, en este blog. Cuando subía las escaleras, me cuestioné acerca de hacerlo aquí. Ya véis la respuesta.

Lo primero que quiero hacer es darles las gracias por la paciencia que han tenido conmigo. No ha sido un año fácil. Probablemente (seguro) no ha sido el más difícil, pero sí el que más me ha costado en los últimos 10 años. Para los que me conocen (o sea, ustedes) saben que mi blog, ese que heredé de la personita de mis entrañas, es un buen medidor de mi estado de ánimo. Nunca antes había tenido tanto tiempo de inactividad.

Ha sido un año muy complicado, no por lo liado que he estado (que lo he estado) sino por cómo lo he llevado.

Si algo me ha mantenido en esta actividad, es lo que aprnedí de otra de las significativas de mi vida. Siempre me ha pesado el haberla abandonado del todo sin gana alguna de volver a ella. Por eso, me he cuidado mucho de distanciarme de esta cuando me he sentido saturado para no perder nunca el placer de llevarla a cabo. Pero, nunca tanto como en esta ocasión.

En cierto modo, mi vuelta al baloncesto no tiene ningún sentido más allá del de pagar una deuda conmigo mismo.

Los que me conocen, las que me conocen, saben que nunca he dejado de pensar en ustedes. Incluso con las que llevo más tiempo sin tener contacto directo ¡Ay mis queridas toletas! ¡Cuánto las aprecio!

Ayer tuvo lugar un acto en mi centro que me ha ayudado más de lo que pensaba a recuperar ese norte que nunca he perdido. Fue el acto más bonito, humano y sincero que he sentido en estos 20 años de instituto. Acababa de salir a concurso la concesión de la cafetería después de ocho años y "Las Sonias" acababan de perderla por el cambio en las bases que había "diseñado" la administración. Y no han sido pocos, ni importantes para mí. Siento el instituto como algo mío y no hablo de posesión. El día que me vaya (no lejano) seguirá siendo mi instituto (desde pequeño lo era, cuando iba a ver las vacas en la finca de mi abuelo). El cariño que percibí y, creo, que percibieron todos los presentes, nunca lo había vivido en ese instituto.

Me he distanciado de muchas cosas. Lo necesitaba. Pero si de algo me alegro, es de no haberme distanciado de mis esencias, de mi manera de entender la vida. Y agradezco  a quienes lo han comprendido y han tenido paciencia conmigo el que lo hayan hecho. Siempre he tratado de estar al lado de las personas que aprecio aunque me haya faltado el aliento y aunque aparentemente haya dejado de estarlo.

Creo que en la vida son necesarios estos momentos de distanciamiento para evitar perder el norte, mi norte querido. Mi valle en forma de abrazo que simpre da cobijo y protección, pero que siempre te abre al mar señalándote caminos abiertos que en forma de alisios te dan posibilidades sin encerrarte, que te invita a reinvertanterte y a reutilizar toda esa energía vital en el monte de laurisilva de Las Mercedes, en pleno ciclo ecológico y natural.

Gracias, "amigas Forever", por su comprensión y por saber que siempre trato de estar ahí por encima de mis defectos, de mis momentos, de mis estados.

No digo que hayan sido malos, ni peores, que no lo han sido. Solo que los necesito, que son necesarios. Los buenos amigos te saben esperar aunqne parezca que los has abandonado.

Casi termino, avisando que en este post he recurrido a antiguois borbotones sin revisar. Es el precio de sincerarse conmigo mismo. Nunca me ha parecido un precio alto. Tal vez, necesario.

Gracias por la importancia, la paciencia y la estancia.

Vuelvo al origen y se los envío o lo encuentran.

PD: una vez me tocó un quinto premio de la lotería. Sigo abonado.


No hay comentarios: